Síguenos en Twitch

Síguenos en Twitch
Síguenos en Twitch

CRÍTICAS de ESTRENOS: LA HIJA OSCURA

CRÍTICAS de ESTRENOS: LA HIJA OSCURA

"...la combinación Gyllenhaal – Ferrante es explosiva. Es un deleite ver cómo una madre imperfecta no es necesariamente la antagonista en la historia"

Escrito por: David Rodríguez

Título original: The Lost Daughter

Duración: 121 minutos

Dirección: Maggie Gyllenhaal

Guion: Maggie Gyllenhaal (basado en la novela de Elena Ferrante)

Música: Dickon Hinchliffe

Fotografía: Hélène Louvart

Reparto: Olivia Colman, Jessie Buckley, Ed Harris, Dakota Johnson, Peter Sarsgaard, Paul Mescal, Oliver Jackson-Cohen, Dagmara Dominczyk, Alba Rohrwacher

Distribuidora: Vértigo Films España

Fecha de Estreno en Cines: 18 de febrero 2021 (España)

SINOPSIS

Disfrutando de unas vacaciones en la costa griega, Leda Carusso (Olivia Colman) acaba sumida en su fijación con una madre (Dakota Johnson) y su hija. Incansablemente observándolas y cautivada por su agitada relación, Leda se ve asediada por sus propios recuerdos de la maternidad. Todo comienza a complicarse cuando los impulsos de la protagonista se vuelven irrefrenables y desatan el caos contenido en su mente que, hasta ese momento, había sido relegado al olvido.

OPINIÓN

Escrito por: David Rodríguez

Parece que a medida que las mujeres, en su ejercicio de ampliación y modificación de la figura tradicional de director de cine, están logrando traer nuevas perspectivas a narrativas tan manidas como pueden ser aquellas que tratan la maternidad. Hasta ahora, siempre recayendo bien en el terreno de la idealización o bien en la frivolización, los relatos sobre la crianza han optado por obviar lo incoherente de la actuación parental. Películas como La hija oscura y Madres paralelas (Pedro Almodóvar, 2021) entre otras, están rompiendo con esquemas históricos que simplifican el perfil de madre.

En este caso, Maggie Gyllenhaal, en su adaptación de la novela de Elena Ferrante, corporeiza en la brillante Olivia Colman las disyuntivas a las que cualquier madre puede enfrentarse. La directora consigue reflejar el intimismo y la interioridad presentes en la novela a través de primeros planos, flashbacks y cierta austeridad poética para guiarnos a través de los recuerdos de la protagonista. Pese a la inexistencia de un componente de clase que sí se encuentra en el libro, la dualidad de Leda está muy eficientemente dibujada.

Es posible que en la decisión de haberse decantado por un formato de thriller, Gyllenhaal aspire a poner de relieve lo suspensivo de la maternidad; los giros imprevistos y la falsa sensación de certeza. Hay sutileza en ello también, pues no podemos desoír el contraste entre la belleza y calma del verano costero griego y lo vertiginoso de los acontecimientos que en él se están dando. No hay obviedad en la dimensión dramática de la película, en ocasiones aliviada por comedia.

Existe especialmente esa sensación de incongruencia en el personaje de Leda Carusso; llamada por un lado a los cuidados incondicionales como madre y por otro a su autorrealización profesional como investigadora y profesora. El dilema es bastante claro: ¿cómo conciliar el impulso hacia la abnegación y al otorgamiento de una atención (una atención literalmente descrita como la más pura forma de generosidad) constante a sus hijas y la voluntad de profundizar en su carrera acompañada de los encantos de Yeates o Bourdieu?

Creo que hablo por muchas y muchos cuando digo que la combinación Gyllenhaal – Ferrante es explosiva. Es un deleite ver cómo una madre imperfecta no es necesariamente la antagonista en la historia. No sorprende que la película tenga tres nominaciones a los Óscar: mejor guion adaptado, mejor actriz (Olivia Colman) y mejor actriz de reparto (Jessie Buckley interpretando a una joven Leda Carusso).



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.