Superthings

Superthings
Superthings Power Machines Magicbox

CRÍTICAS de ESTRENOS: "MADRES PARALELAS"

CRÍTICAS de ESTRENOS: MADRES PARALELAS.

"Almodóvar se confía y apuesta por el atajo para definirse"

Escrito por: Laura Vera


Título original:
Madres Paralelas

Año: 2021

Duración:  min.

Dirección: Pedro Almodóvar

Guion: Pedro Almodóvar

Fotografía: José Luis Alcaine

Música: Alberto Iglesias

Reparto: Penélope Cruz, Milena Smit, Israel Elejalde, Aitana Sánchez-Gijón, Rossy de Palma, Julieta Serrano, Adelfa Calvo, Ainhoa Santamaría, Daniela Santiago, Julio Manrique, Inma Ochoa, Trinidad Iglesias, Carmen Flores, Arantxa Aranguren, José Javier Domínguez, Chema Adeva, Ana Peleteiro

Productora: Remotamente Films, El Deseo, TVE

Distribuidora: Sony Pictures

Género: Drama

Fecha de Estreno en Cines: 8 de Octubre 2021 


SINOPSIS

Dos mujeres, Janis y Ana, coinciden en la habitación de un hospital donde van a dar a luz. Las dos son solteras y quedaron embarazadas accidentalmente. Janis, de mediana edad, no se arrepiente y en las horas previas al parto está pletórica; la otra, Ana, es una adolescente y está asustada, arrepentida y traumatizada. Janis intenta animarla mientras pasean como sonámbulas por el pasillo del hospital. Las pocas palabras que cruzan en esas horas crearán un vínculo muy estrecho entre las dos, que el azar se encargará de desarrollar y complicar de un modo tan rotundo que cambiará las vidas de ambas.


OPINION

Escrito por: Laura Vera

Pedro Almodóvar y cómo reinventar lo inventado. "Madres paralelas" supuso un boom en el festival de Cannes obteniendo una aclamada bienvenida por parte de la crítica.

Adentrándonos un poco en la historia que nos quiere contar madres paralelas, nos percatamos de que su argumento viene presentado por dos mujeres unidas por el fuerte vínculo que es dar a luz juntas y compartir ese momento.

La primera parte de la película se centra en un conflicto político sobre la exhumación de los cadáveres de los represaliados republicanos en la Guerra Civil española. Las vivencias de un pueblo asolado por la pena de sus desaparecidos, ocupa el sesenta por ciento del metraje. El cuarenta restante, una historia de fraternidad y amor que acompañan a Penélope Cruz y a Milena Smith en un dúo algo desentonado.

Janis (Penélope Cruz) tiene convicciones claras sobre sus ideas históricas y políticas, pero no se conoce a sí misma como una madre. Ana (Milena Smit) hace que puedas sentir que efectivamente es una niña asustada. Y esa unión se ve muy elaborada hasta que la desgracia marca la vida de una de ellas y la otra se enfrenta a un sentimiento distinto de maternidad.

La apertura y la clausura de este filme sigue siendo el conflicto político y se percibe cómo el director quiere centrarse deliberadamente en ello cuando utiliza enfoques de cámaras directo de plano frontal de Janis explicando cómo es la historia de España. Los fundidos intercalados al terminar las escenas, los saltos temporales no especificados y el salto de trama en trama hacen que se convierta en una experiencia confusa.


Cuando te adentras en la experiencia, recibes, como siempre, a Almodóvar con los brazos abiertos y el alma preparada, pero en esta ocasión nada parece conectar de una forma dinámica. Los personajes principales acaban por culminar en una relación sentimental muy poco cultivada en un guion un tanto impredecible.

Cuando el recurso de la maternidad no parece ser suficiente, se recurre al de la relación emocional y sexual entre las dos mujeres. No se profundiza demasiado, excepto que entre ellas existe engaño, dolor y una experiencia compartida. Es llegado a ese punto cuando el espectador se pregunta si no era suficiente con que fuera la historia de dos madres que sacan solas a sus hijas adelante frente a las adversidades, frente al dolor incluso de los viejos recuerdos que aún permanecen candentes de una guerra entre hermanos.

Quizá necesitábamos que solo tratara sobre unas madres que vivían su situación de forma paralela hasta conectar e interaccionar, pero Pedro Almodóvar ha decidido hacer una propuesta fácil de una película de la que se podría haber sacado mucho más partido.

Pero al final no es una historia de madres. Al final es una historia de dos mujeres que se conocen de poco, pero de repente parecen conocerse demasiado, para acabar filmando un plano en el que todo el pueblo presencia la exhumación de los caídos como si todo el metraje hubiera sido basado en una historia bélica.


Rossy de Palma aparece como representación y reclamo del director con la finalidad de enseñar el espectador que sigue contando con su viejo elenco. El personaje que interpreta no solo no es relevante en la historia, sino que aparece de una manera simbólica.

No se pasó un mal rato viendo la película, sencillamente acabas con una sensación confusa de no saber qué es lo que te quieren contar. No se define, no concluye.

Los que somos leales a Pedro Almodóvar y a su manera de representar las emociones en la gran pantalla seguiremos ilusionados con cada proyecto que saque, pero teniendo en cuenta que a veces la originalidad no viene de la mano de un apellido.


1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.