SuperZings

SuperZings
SuperZings Serie 3 MagicBox

NOS SOMETEMOS A LA "AUTOTERAPIA" DE IZAL EN MARENOSTRUM FUENGIROLA

EL CASTILLO SOHAIL SE RINDE ANTE LA “AUTEOTERAPIA” DE IZAL

La banda indie originaria de Madrid arrancó el concierto con 'La Increíble Historia Del Hombre Que Podía Volar Pero No Sabía Cómo' y siguió con un repaso por las canciones de su último álbum ‘Autoterapia’ sin olvidar otros éxitos de álbumes anteriores.

Por: María Guerrero
Fotografía: David García


Izal, uno de los grupos de la escena indie que más repercusión y más público atrae de dicho género, ofreció anoche en el Marenostrum Fuengirola un show que dinamitó e hizo vibrar al público asistente a los pies del Castillo Sohail. La ciudad de la Costa del Sol fue una de las privilegiadas de acoger una de las citas del “Tour Gira Autoterapia” que aún, tiene que pasar por ciudades como: Albacete, Mérida o Alicante y que incluso dará el salto a ciudades europeas, como Berlín o París. Mikel, Alejandro, "Gato", Alberto e Iván derrocharon talento en una noche para no olvidar.

La noche comenzó con un video donde se podía ver a los integrantes de la banda en formato dibujos animados y que los llevaba a los mandos de una nave espacial. Como bien sabían sus seguidores y al igual que se puede ver en su videoclip de “La Increíble Historia del Hombre Que Podía Volar Pero No Sabía Cómo”, ésta sería la canción de inicio para el show. Un inicio que ya dinamitó a sus seguidores, expectantes y ansiosos por disfrutar con Izal, nada más verlos cruzar una puerta con ojo de buey al fondo del escenario. La fiesta continuó con ‘Ruido Blanco’, ‘Copacabana’ y ‘Pequeña gran revolución’. Cuatro temas casi de seguido que solo interrumpieron para saludar al público asistente esa noche en Fuengirola y para felicitar a Alberto Pérez que había sido papá recientemente tras los acordes de ‘Pequeña gran revolución’.


El público ya se encontraba en los sillones de la nave de Izal, sólo quedaba relajarse y disfrutar del camino. Camino donde viajan “Los seres que me llenan”, camino lleno de “Variables” o “Agujeros de Gusano”, con alguna que otra “Despedida”, pero totalmente disfrutable. Y es que el punto fuerte de Izal no solo son sus letras, es su maravillosa puesta en escena y el dar el 100% encima del escenario. En esas Mikel animó al público a bailar, “mientras peor se baile, mejor” decía el cantante. Había que demostrar lo que se había aprendido días antes en el body pump o en clase de zumba. El público y la banda ya tenían esa conexión que hacía de la noche algo mágico.

Como no podía ser de otra manera, en este viaje intergaláctico con Izal no podía faltar la tecnología. En el ecuador del concierto, el público era animado a descargar una aplicación a través de la cual se podía votar cual sería la siguiente canción. Y como “el público es soberano”, el rosa fue el color elegido y tras ese color “Palos de Ciego”. Tras ella llegó “El temblor” donde “Gato” pronunció unas palabras tras considerarse “malagueño” por ser esa ciudad la que lo acogió al llegar desde su Argentina natal. Recordó a su padre y nostálgico anunció que deseaba verlo en su próxima visita al concierto de la banda en Mérida.


Hubo tiempo para el tan ansiado Ukelele, ese pequeño instrumento, barato, con el que con poco, se podía regalar algo nuevo y maravilloso como una canción. El público parecía entrar en “Pánico práctico” porque el concierto continuaba y cada vez el fin estaba más cerca. Una “Canción para nadie” y “Hambre”. Momento en el que Mikel quiso agradecer a todo ese público que lo sigue fiel y que ahora llena estadios, festivales y salas pequeñas. Quiso recordar cuando allá por el 2013 aprox. la banda hacía un concierto en Málaga para sólo 12 personas. Y tras kilómetros y kilómetros en el coche, con los instrumentos en los pies, se repartían la ganancia de apenas unos euros.

Y hubo tiempo también en este viaje para hablar de “Temas Amables”. Aquí unas palabras para desterrar a esos “haters” tan molestos de las redes sociales. Esos que se esconden bajo un pseudónimo y que siempre hablan y hablan de cosas mal hechas, que no ven bien… “coño, aprovechar el tiempo y hablar de esas cosas que están bien”. “¡Arriba los lovers!”. El camino siguió su curso y los tripulantes y tripulación se encontraron “Oro y Humo”, “Asuntos delicados”. Nada preocupante, solo disfrutar con un poco de “FX” (efectos especiales) y “Autoterapia”. En esta parte del concierto, y ya haciendo ver un poco el final, Mikel quiso agradecer, hoja en mano, a todas aquellas personas que hacen grande a Izal. Agradeció uno por uno a todo el personal de luces, montaje, sonido, video, etc… Si hay algo que los hace grandes es que lo hacen todo desde el corazón y sin olvidar “el camino” que han seguido hasta hoy día.


Y así se cayó en “El pozo”. Llegó el momento de la despedida. Izal llegaba a su destino y la nave tenía que apagar sus luces. La tripulación no lo quiso así, faltaban aun unos cuantos kilómetros y así lo hizo ver a sus tripulantes. Izal volvía a coger el mando de la nave y del viaje. Una “Pausa” para dejar llegar a “La mujer de Verde”, un “(el) Baile” para terminar acabando el viaje con “Billy Murray”.

Fuengirola concluyó así este viaje que hizo flotar a muchos, evadió a otros tantos y sobre todo, hizo feliz a unas 7.000 personas con las letras y música de Izal. El festival del Marenostrum Castle Park continúa, quedando aquí concluido este viaje de luz y color, pero sabemos que nos volveremos a ver, esto es solo un ¡Hasta la próxima!

FOTOGRAFIAS

Izal Marenostrum Fuengirola

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.