SuperZings

SuperZings
SuperZings Serie 4 MagicBox

CRÍTICA TV SERIES: RAMY (DISPONIBLE EN STARZPLAY)

CRÍTICA TV SERIES: RAMY (DISPONIBLE EN STARZPLAY)


Título original: Ramy

Año: 2019

Duración: 30 min aprox por capítulo.

Director: Bridget Bedard (Creador), Cherien Dabis, Christopher Storer, Harry Bradbeer, Ramy Youssef 

Guión: Minhal Baig, Bridget Bedard, Sahar Jahani, Leah Nanako Winkler

Fotografía: Adrian Peng Correia, Ashley Connor

Reparto: Ramy Youssef, Mo Amer, Hiam Abbass, Amr Waked, May Calamawy, Dave Merheje, Laith Nakli, Poorna Jagannathan, Elisha Henig, Kate Gorney, Shadi Alfons, Joey Auzenne, Jean Brassard, Sophie Faulkenberry, Charmar Jeter, Faith Logan, Arash Mokhtar, Joey Russo, Tara Westwood, Jade Elysan, Anna Konkle, Dina Shihabi, Robert Shulman, Maz Siam 

Distribución: Starzplay

Género: Comedia - Drama

Fecha de Estreno: 12 de Diciembre (Plataforma Starzplay)


SINOPSIS

Ramy Hassan es un egipcio-estadounidense que está en un viaje espiritual en su vecindario políticamente dividido de Nueva Jersey. Ramy traerá una nueva perspectiva a la pantalla mientras explora los desafíos de lo que es ser atrapado entre una comunidad musulmana que piensa que la vida es una prueba moral y una generación milenaria que piensa que la vida no tiene consecuencias.


OPINION

Lo primero que llama la atención de Ramy es su carácter de comedia, pero olvídate de buscar en ella la carcajada en cada diálogo de la serie. No es de esas. Esta comedia es algo más elaborada, quizás llevada más al drama y/o quizás al respeto. La comedia en Ramy es más ácida, requiere de la reflexión para soltar la carcajada, es más comedia negra (y no con ello quería hacer un gag en esta review). Es por ello que la serie cuesta un poco de digerir en su inicio, o al menos, así me lo pareció a mí. En sus primeros capítulos parece lenta, cuesta sacar esos gags que tú te prometías tener en cada segundo... y eso que sus capítulos son de corta duración, apenas unos 20-30 minutos. Pero bueno, según avanza la serie la cosa cambia y Ramy se convierte en una serie interesante que además de provocarte sonreír te hará reflexionar desde un punto de vista totalmente diferente al que quizás tengas, la cultura islámica.

Ramy intenta abordar mediante una crítica ácida un tema tan controvertido como la religión islámica y las nuevas sociedades milenials. Metiéndolas en una coctelera y agitando a ver qué tal se comporta la mezcla. Y la verdad es que funciona, te hace empatizar mucho con el personaje y sientes realmente que esté perdido en sus pensamientos. Porqué el protagonista está realmente perdido en la búsqueda de su ser. Por un lado, quiere mantener el respeto a su religión, acatar y practicar sus normas... pero, por otro lado, es casi estadounidense y ¿por qué no "beneficiarse" de los caminos que parece llevar la sociedad milenial? Y ahí es donde comienzan sus aventuras, en el vórtice entre lo religiosamente correcto y el pecado constante.


La serie comienza con el punto quizás más evidente en su cultura, el matrimonio y las relaciones sexuales. Ante una cultura milenial donde el matrimonio es algo ya extendido al símbolo de persona y no género con la aceptación de la unión de personas de cualquier género, contrarresta la cultura islámica con la percepción de un matrimonio concertado y el no practicar sexo hasta pasado el enlace matrimonial. Ramy ignora ese "pecado" y vive libremente sus relaciones, pero el asistir a la concertación de un matrimonio le hace pensar en el devenir de su futuro y el conocerse a sí mismo. Es por lo que se aventura en pedir a sus padres que le propongan citas para buscar la concertación de su posible matrimonio de conveniencia. Ramy incluso intenta con una especie de Tinder islámico, nos acercará el hecho de mujer islámica con o sin pañuelo, citas concertadas... a cada cual con un final cuanto menos incierto y sorprendente. Pero estas premisas no son más que la punta de un iceberg, a partir de ahí seremos partícipes de muchas más situaciones contrarias entre una cultura y otra donde Ramy será nuestro guía.

Durante las aventuras de Ramy, éste siempre o casi siempre va acompañado de dos de sus amigos/familiares. Dos personas que como la serie ponen los puntos distantes entre ambas culturas. Dos musulmanes de los cuales uno es acérrimo a la religión y el otro es un alma libre con una amplia lista de pecados. Y así deambularemos por ambas culturas, con Ramy en busca de su esencia personal, abordando el tema del racismo, sumergiéndonos en el ramadán, etc...


Ramy como serie no me llegó a cautivar hasta el cuarto capítulo de su primera temporada. Los anteriores sí, cumplían, entretenimiento rápido y con gags aparentemente buenos, pero a partir de su cuarto capítulo la cosa mejora y mucho. Aborda el tema racial con un flashback al pasado donde Ramy se observa durante los atentados del 11-S en una edad donde lo más preocupante era hacer pensar a sus amigos de cuantas veces se masturbaba al día. Un mismo tema, el de la discriminación, unidos mediante temas tan dispares como los atentados terroristas y la masturbación. Simplemente un capítulo sublime y lleno de reflexión.

Y no os quiero contar nada más, lo mejor es que le deis una oportunidad a Ramy y os sumerjáis en su mundo. Que, aunque parezca una serie que va a tratar temas de una cultura como la islámica, sea cual sea vuestra cultura, siempre hay situaciones en las que nos veremos reflejados. En definitiva, Ramy es una serie que intenta realizar una crítica a modo comedia de lo que sufre una persona en busca de su personalidad cuando hay tantos estímulos externos que nos hacen dudar, y eso, en mayor o menor medida nos ha pasado en algún momento de nuestra vida. Como os comentaba, es entretenimiento rápido y con una duración más que aceptable para no desconectar y echar unas risas con situaciones surrealistas a la vez que reales.



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.